publicidad

El PNV reconoce que en 2021 dejó sin gastar 23 millones de euros que usará para el año preelectoral

BARAKALDO, 25 MAY 2021. El Ayuntamiento de Barakaldo dejó sin gastar al menos 23 millones de euros durante el pasado año 2021, según ha reconocido el PNV en la alcaldía. Los responsables municipales afirman que esta situación se debe al "gasto riguroso del último año", lo que permite ahora, en vísperas de la campaña electoral de 2023, realizar desembolsos que se tenpnían que haber hecho el curso pasado.

Los 23 millones son lo que técnicamente se conoce como 'remanente de tesorería' y que los responsables políticos acostumbran a calificar como 'superávit', dinero que estaba en los presupuestos y que no se ha llegado a usar. De la cantidad total, hay facturas ya comprometidas, pero, en cualquier caso hay 14 millones que están completamente libre para su uso en lo que el Ayuntamiento decida.

Archivo


Comunicado del PNV en el Gobierno del Ayuntamiento de Barakaldo
Los remanentes del 2021 permitirán ampliar la partida de acción social y continuar con el desarrollo de los barrios barakaldeses
  • El balance del año finaliza con 9 millones de remanente disponible, que junto a la aportación de Udalkutxa, permitirá ampliar las ayudas sociales, la atención a personas mayores, continuar con las mejoras en las instalaciones deportivas e importantes mejoras en barrios.
El Ayuntamiento de Barakaldo acaba de realizar la liquidación presupuestaria que el pasado 2021 se ha saldado con cerca de 9 millones de euros de remanente de tesorería disponible. La alcaldesa de Barakaldo, Amaia del Campo y el concejal de Hacienda, Danel Sola, han explicado que esta cantidad, junto al dinero de Udalkutxa permitirá continuar invirtiendo en ayudar a las familias que más lo necesitan e impulsar el desarrollo de los barrios barakaldeses.

El remanente bruto asciende a 23 millones de euros, de los cuales 10,8 millones son incorporables al nuevo presupuesto. "A esto hay que sumarle el gasto comprometido que no está dentro del incorporable, pero que hay que pagar igualmente, en facturas, obras.... Por lo que el remanente disponible finalmente es de 9 millones de euros", ha explicado Sola. 

Por otra parte la liquidación de Udalkutxa ha arrojado un dato positivo de 6 millones, pero hay que restar 900.000 euros de la parte pendiente de devolver de 2020, que se devolverán este mismo año, “con esto nos queda un total disponible de remanente y Udalkutxa de en torno a 14 millones de euros con los que vamos a poder hacer frente a cuestiones como el incremento del precio de los energías, atender a los y las barakaldesas y continuar con el necesario desarrollo de los barrios de la ciudad”, ha indicado el concejal de Hacienda.

Además, la liquidación presupuestaria arroja otra serie de datos, como que Barakaldo cuenta con un nivel de endeudamiento muy bajo, un ahorro neto positivo de 6,8 millones y, por lo tanto, se cumple con la regla de equilibrio presupuestaria. “En el momento en el que estamos, creemos que se requiere de un esfuerzo inversor por parte del Ayuntamiento para reforzar el gasto social y los servicios y estás cifras de remanente nos permiten afrontar este momento con garantías”, ha explicado la alcaldesa. 

“Durante la pandemia hemos demostrado que una gestión rigurosa de los recursos nos ha permitido reforzar la inversión gracias a los ahorros, y en este momento, con un nivel de endeudamiento bajo, creemos que hay que apostar por continuar trabajando en esa línea. Vamos a seguir ayudando a los y las que más lo necesitan y continuar mejorando la calidad de quienes viven en los barrios con mejoras en los servicios e instalaciones públicas”, ha subrayado Del Campo.

Aumento de la partida de ayudas sociales y mejoras en los barrios
La prioridad son las personas y mejorar su calidad de vida en la ciudad. Por eso el equipo de Amaia del Campo destinará cerca de 500.000 euros a ampliar la partida de Acción Social destinando más recursos a las ayudas sociales y a mejorar los servicios para las personas mayores de la ciudad. Además, se destinarán 120.756 euros a Educación, cerca de 1 millón de euros a fomentar actividades culturales que aporten vida a los barrios y oportunidades de empleo al sector cultural local.

Además, se continuará actuando en los barrios para hacer frente a cuestiones que redunden directamente en los y las vecinas como la mejora en la iluminación de las calles San Vicente, Gurutzeta, Argalario, Lutxana, el bidegorri y los grupos Loizaga y Mendia, con más de 800.000 euros de inversión, mejorando así la sensación de seguridad en estas zonas, sobre todo para las mujeres. También se actuará en Ansio y Murrieta para generar más aparcamiento, se culminará la recientemente anunciada actuación en el barrio de Cruces en las calles Sagasti, Blas de Otero y El Cerco, añadiendo la urbanización de Barandiarán y Samaniego.

Una ciudad donde vivir y trabajar
Se continuará con las mejoras de aglomerado en las calles, se rehabilitará la plaza Artes y Oficios y se mejorará la urbanización de la plaza Burtzeña. También se creará un nuevo txakurgune en Cruces para continuar con la llegada de los parques de perros a los barrios y se renovará el parque infantil de la Herriko Plaza.

“Queremos que Barakaldo sea una ciudad en la que vivir y trabajar, por eso creemos que la inversión pública no solo va a mejorar la calidad de vida sino que también va a aportar empleo de calidad, que es siempre tan necesario”, ha indicado.

Además, se va continuar apostando por la movilidad sostenible y la sostenibilidad en la ciudad. Para ello, se destinarán más de dos millones de euros a instalar nuevos buzones del sistema de recogida neumática de basuras, para ampliar el tamaño de las bolsas de basura que entran por los mismos y tratar de poner freno a las bolsas que se dejan en la calle junto a los buzones. 

Se instalarán nuevos aparcabicis para preparar la ciudad al nuevo desarrollo del uso de la bicicleta previsto con la incorporación de Barakaldo al programa foral de préstamo de bicicletas eléctricas BizkaiBizi, se dotará de vehículos eléctricos a las brigadas municipales y se instalarán nuevos bancos en la vía pública, ya que son muy demandados por los y las vecinas.

El deporte también aporta calidad de vida y en ese sentido, desde el equipo de Amaia del Campo se está realizando un importante esfuerzo por poner al día las instalaciones deportivas de la ciudad. Así, en esta ocasión se continuará invirtiendo en su mejora con el cerramiento del pabellón de Hockey Patines, Fútbol Sala y Baloncesto del polideportivo de Gorostiza, algo que solicitaban mucho los clubes, y se renovará el césped artificial de los campos de fútbol 7 de Serralta y fútbol 11 del polideportivo de Lasesarre.

“El gasto riguroso del último año nos permite ahora afrontar con garantías cuestiones tan necesarias como el aumentando del gasto social en las familias, apostando por la inversión pública, la creación de empleo de calidad y la mejora en la calidad de vida que sin duda impulsan esta segunda gran transformación social y urbana que está experimentando Barakaldo”, ha finalizado la alcaldesa.