>> www.barakaldodigital.com tiene licencia creative commons. Puedes copiar y distribuir nuestras noticias, pero señala de dónde las has tomado
Barakaldodigital.com

Inicio | Denuncias vecinales | Bienestar | Cultura | Economía | Política | Teatro Barakaldo | Balonmano Zuazo | Barakaldo CF | baloncesto | fútbol | balonmano | fiestas | publicidad@barakaldodigital.com | redaccion@barakaldodigital.com | Quiénes somos | RSS | Tarifas de publicidad

Una familia barakaldesa busca ayuda para poner audífonos a su bebé con sordera

Ingrit Cristina Miguel y su hija Esther
Sólo hay un ingreso, inestable, en el matrimonio, que además ha tenido ha recurrir a la medicina privada hasta lograr un diagnóstico sobre el problema de su hija de dos años
Una familia del barrio de Rontegi ha puesto en marcha, a través de internet, una campaña en busca de ayuda económica para poder adquirir un sistema de audífonos para su hija de dos años, que acaba de ser diagnosticada de sordera —"hipoacusia neurosensorial severa bilateral", señala el informe del hospital de Cruces—, lo que provoca que la pequeña tampoco sepa hablar. La iniciativa ha sido impulsada por la madre de la menor, Ingrit Miguel, que ha mostrado a Barakaldo Digital la documentación del caso, incluido un escrito que cifra en 7.656 euros los dos aparatos, una cifra a la que la familia no puede acceder debido a que el padre está sin empleo y la mujer, como comercial autónoma, tiene ingresos inestables. A ello se une el pago de alquiler de la vivienda, la carencia de propiedades y de subsidios sociales y los coste de médicos privados de estos meses hasta identificar el problema de su hija. Además, el matrimonio, que además tiene un niño de cuatro años, ha solicitado ayuda al Gobierno Vasco para los audífonos prescritos, pero la posible subvención, que no llega a 1.000 euros por aparato, no alcanza para cubrir el gasto. Actualmente, la pequeña Esther utiliza audífonos que la empresa Widex le ha cedido temporalmente, por seis meses, pero este "periodo de prueba" —según señala el acuerdo— finaliza en noviembre de 2017 y los padres buscan los recursos para poder mantener el dispositivo.