Opinión / Irabazi / Liquidación en el comercio local


Eder Álvarez Rivera | concejal de Irabazi Barakaldo  | Más abajo, en euskera

El fin de las Navidades suponía el inicio de las Rebajas, y con ellas la clásica grabación del 7 de enero de decenas de personas empujándose a las puertas del Corte Inglés. Sin embargo, hace años que el periodo de “rebajas” se ha difuminado tanto en el tiempo, que parecemos vivir en una permanente vorágine de “ofertas especiales”.


El pasado lunes desayunábamos con las declaraciones del presidente de la Confederación del Comercio de Bizkaia (Cecobi), que tildaba 2018 como “el peor año de la historia” del comercio bizkaino. Y esto llega justo al finalizar una curiosa campaña de la Diputación que animaba a comprar en el comercio local, mediante una especie de caravana itinerante. Pero lo cierto es que, a falta de los datos de 2018 que ya adelantan serán catastróficos, Barakaldo ha perdido desde 2014 cerca de 100 establecimientos, según datos de Inguralde. O si queremos remontarnos al inicio de la “crisis”, 921 comercios menos, 921 persianas bajadas en 10 años; sólo en Barakaldo.

¿Y cuales son las causas? pues varias, y seguro que se nos olvida alguna. Podríamos empezar por lo más alejado, a lo más cercano. Comencemos por el comercio por Internet, que con un sólo click puedes adquirir casi cualquier cosa, y además hacerlo al mejor postor (aunque sea de Bangladesh). Hagamos un inciso para recordar que nos han vendido la llegada de Amazon a Trapagaran como un bombazo para el empleo...

Otra de las causas que están abocando al cierre de los comercios de toda la vida es la burbuja del alquiler y la especulación. Si uno se da un paseo por Los Fueros, verá una tienda de moda con más de 20 años de antigüedad que está en liquidación… liquidada porque les han multiplicado el alquiler por dos, y no nos equivocaremos mucho al predecir que el próximo negocio en ese local será de una telefonía u otro tipo de gran empresa, lo veremos.

Otro de los factores es el modelo de ciudad que nuestros gobernantes nos han procurado, y es que el cinturón comercial de Barakaldo está ahogando al comercio de barrio de toda la vida. Sirva de ejemplo la tienda de artículos de pesca Rio-Mar, en San Vicente. Más de veinte años resistiendo a base de sacrificio, y entre otras cosas a conseguir ellos mismos el cebo que después vendían. Pues bien, la multinacional francesa de artículos deportivos situada en Megapark, hace un par de años estableció los precios de sus cebos prácticamente a precio de costo, porque su negocio lógicamente no se basa en el beneficio que les saca a las lombrices, por lo que dejó sin margen a la tienda del barrio condenando a la misma al cierre. Y como este ejemplo tantos otros. Desde ebanisterías hasta tiendas de ropa.

Y finalmente podríamos apuntar a la flexibilización del mercado. Para esto recordemos la monserga anual del Alcalde de Bilbao en todas las Semana Santas, diciendo que el pequeño comercio no debe cerrar en esas fechas, y que se tiene que habituar a los nuevos tiempos si quiere hacer negocio. ¿Qué negocio puede hacer la vecina que regenta una mercería, si los políticos permitimos abrir a todas horas, y establecer “rebajas” continuas que reducen el margen de beneficio del pequeño comercio al mínimo?

Promocionar el comercio local desde la política es algo más que poner carpas, facilitar un bono una vez al año, o malgastar miles de euros pintando persianas. Se trata de no permitir abrir más centros comerciales en el extra-radio. Se trata de regular los horarios y los periodos de rebajas. Se trata de potenciar la transmisión empresarial de estos locales a nuestras personas desempleadas. Se trata, en definitiva, de proteger y fomentar lo que da vida a nuestros barrios, porque lo demás es seguir liquidando el comercio local.



Bertako merkataritzaren likidazioa

Eguberriak amaitzen zirenean Merkealdia hasten zen, eta urtarrilaren 7arekin, irudi klasikoa ikusten genuen: jende mordo bat, Corte Ingleseko ateetan elkarri bultzaka. Alabaina, urteak dira "merkealdi" hori lausotu egin dela denboran, etengabeko "eskaintza berezietan" bizi garela ematen du eta.

Astelehenean, Bizkaiko Merkataritzako Konfederazioko lehendakariaren adierazpenekin gosaldu genuen, hau da, 2018a Bizkaiko komertzioaren "urterik kaxkarrena" izan dela. Noiz eta Aldundiak autokarabana ibiltari moduko bat ipini duenean jende animatzeko tokiko komertzioan erostera. Kontua da 2018ko datuen faltan —eta dagoeneko iragarri dute ikaragarri txarrak izango direla— Barakaldok 100 bat saltoki galdu dituela 2014tik hona; Inguralderen datua hori. Eta krisiaren hastapenetara joaten bagara, 921 saltokik itxi dituzte dendak betirako 10 urte honetan eta Barakaldokoak bakarrik kontatuta.

Eta zergatik gertatu da hori? Arrazoi bategatik baino gehiagogatik, eta seguru baten bat ahaztu dugula. Goazen urrutienetik hurbilenera. Interneteko komertzioarekin, klik bakarrarekin eros dezakezu edozer gauza, merkeen eskaintzen duenari erosi ere (hala nola Bangladeshko gauzak). Gogora dezagun Amazon izugarrizko enplegu aukera balitz bezala saldu digutela Trapagaranen...

Alokairuaren eta espekulazioaren burbuila dela eta, saltokiak itxi beste erremediorik ez dute izan askok. Foru kalera joaten bagara, ikusiko dugu 20 urte baino gehiago dituen modako denda bat ixtear direla... Ixtear alokairua bikoiztu dietelako, eta ez harritu lokal horretako hurrengo negozioa telefonia konpainia batena edo beste enpresa handi batena izango da eta; ikusiko.

Beste faktore bat dago: gure agintariek apailatu diguten hiri eredua; izan ere, Barakaldoko komertzio gerrikoa auzoetako komertzioa itotzen ari da. Horra hor Rio-Mar arrantzarako gailuen saltokia, Done Bikendin. Hogei urtetik gorako nekeak, nola eta, besteren artean, eurek lortuta gero salduko zuten amua. Gauzak horrela, kirol artikuluen Frantziako multinazionala etorri da Megaparkera, eta bi urtean amuak kasik kosta prezioan ipini ditu, izan ere, haren negozioa ez baitator zizareak saltzetik; hala, auzoko denda marjinarik gabe gelditu, eta itxi egin beharrean izan da. Eta horrelako hamaika adibide. Hasi zurgindegietatik eta arropa dendetaraino.

Eta azkenik, hor dago merkatua malgutu izanarena. Gogora dezagun Bilboko alkateak Aste Santuan ematen duen urteroko sermoia, saltoki txikiak ez duela itxi behar egun horietan, eta garai berrietara egokitu behar duela negozioa egingo badu. Zer negozio egingo du ba mertzeria baten jabeak, politikariek edozein ordutan irekitzeko modua ematen badigute eta etengabeko "merkealdietan" bagaude komertzio txikiaren etekina birrintzeraino?

Saltoki txikiak politikatik sustatzekotan ez da nahikoa karpak jartzea, eta urtean behin txartel bat ematea edo milaka euro xahutzea pertsianak margotzen. Ez da utzi behar aldirietan saltoki handi gehiago irekitzen. Orduak eta merkealdiak arautu behar dira. Lokal horiek gure langabeentzat izan daitezen egin behar da ahalegina, enpresak jar ditzaten. Azken batean, gure auzoei bizia ematen dioten gauzak babestu eta indartu behar dira; gainerakoan, bertako komertzioei ere beheraldia etorriko zaie aurrerantzean ere.



Opinión / Irabazi / Liquidación en el comercio local Opinión / Irabazi / Liquidación en el comercio local Reviewed by Barakaldo Digital on 13.1.19 Rating: 5
Con la tecnología de Blogger.