Opinión | Yo no voy a participar en las fiestas de Bagatza (aunque me duela en el corazón)

Inicio de las fiestas de Bagatza en 2016

Por Iker Urtiaga Macho


"No estoy de acuerdo con contratar una 'ETT' de la artesanía si ya hay en mi pueblo una feria popular"

Soy Iker Urtiaga Macho. Soy y me siento de Bagatza. En estos momentos vivo fuera del barrio pero de corazón siempre seré bagatzatarra. Me gusta el ambiente de allí y allí he hecho muchos años bonitos de mi vida. Mi personalidad se ha forjado en las calles de aquel Beurko que ya no existe y mi ser social se debe a la vida cultural en la que he participado en infinidad de ocasiones. Quiero dejar claro que con mis decisiones no quiero dañar a nadie personalmente de la comisión de fiestas, porque bien sé el trabajo que supone organizar las fiestas de un barrio. Además, muchxs de lxs que están allí les tengo como amigos, y yo mismo durante muchos años allí he estado también participando. Con esta carta única y exclusivamente quiero sacar el debate al barrio a partir de la visión que tengo yo de las fiestas. Única y exclusivamente.
Peruzikin y Marizikin son dos personajes que surgieron del Galindo, de la unión de todas las serpentinas de colores que residíamos en ella. Son dos personajes simbólicos que representaban la realidad del barrio. Todas esas serpentinas se unieron y formaron los dos personajes.

Durante muchos años el vecindario de Bagatza ha luchado por los permisos para las fiestas. Con la colaboración de muchos vecinxs de Barakaldo de otros barrios, hemos sacado este bonito proyecto adelante.

En mi opinión llegamos a ser un referente en las fiestas populares gracias a la colaboración de todas las personas. La comisión de fiestas, al conseguir los permisos, me encargó que escribiera un artículo sobre las fiestas y a la vez que alababa el trabajo hecho, recordaba que lo más difícil llegaba a partir de ese momento. No caer en la grandeza, cuando llegara la abundancia había que reforzar la participación y seguir en el auzolan que estaba ya montado.

En esos años Peruzikin y Marizikin tenían el corazón lleno de serpentinas, que aunque no estuvieran todas, eran diversas y de colores. Han pasado unos años y en mi humilde opinión el modelo festivo ha cambiado completamente. Del proyecto de auzolan, hemos pasado a ser un barrio que contrata buena parte de sus actividades festivas. Nos hemos convertido en lo mismo que en otros muchos sitios. Y yo, aunque vaya a otras fiestas contratado, en mi barrio no quiero ser una simple contratación. Porque de esa forma todavía tendría más dolor. No quiero convertirme en una serpentina oscura.

 Esta mi posición, que viene tras la decisión de la comisión de fiestas de acoger a una empresa, desde mi punto de vista explotadora, en vez de optar por una asociación popular del municipio, como en este caso es Burubika para realizar la feria de artesanía. Pasando lo que para mí supone mi línea roja.

En el colectivo al que pertenezco decidimos que no participábamos en las fiestas, por ese motivo no están este año los payasos Antxo ta Pantxa en programa, en coherencia con nuestros objetivos e ideario. Porque si actúo en mi barrio va a ser desde el amor, sí, con amor aunque nos fueran a pagar. Por ese motivo hemos suspendido la colaboración que tenemos en preparación con el colectivo Bordillo Aplastao y el grupo Sagardolé. Este evento se hará en otro espacio y espero que algún día podamos en presentarlo en el barrio.

Hay distancia entre estas fiestas y los grupos musicales del barrio y del pueblo, tras muchos años en que el barrio estaba lleno de conciertos de grupos locales. Sin ver el cartel de este año, los años anteriores la tendencia era que cada vez había menos grupos del pueblo en cartelera.

Durante años la infancia del pueblo tenía diversidad de actividades para participar y no eran simples espectadorxs. Esto no sucede por un cambio de filosofía sino por dificultades para implicar a más personas en la organización . También por la misma razón, queda este año sin realizarse el Bagatza Blockmaster de escalada. Lxs bertsolaris en diversas ocasiones han planteado su queja por haber perdido su espacio. Podíamos seguir en la lista porque a mi entender participar en Bagatza se ha convertido en una papeleta difícil en los últimos tiempos.

Muchas serpentinas de colores se han vuelto al Galindo. En las comidas populares hay menos gente, un dato que no tengo comprobado, pero que vista la imagen de la plaza es lo que parece. Creo que es fundamental la participación en fiestas de los barrios y pueblos ya que esas redes sociales que generan con las personas cercanas nos aportan salud. Y en mi opinión Bagatza ahora mismo carece de esta salud. Sinceramente creo con preocupación que cada vez tiene menos serpentinas y las que están, están menos cohesionadas.

Participar no es sólo estar en la comisión de fiestas; es tocar con tu grupo, bailar en tu barrio, hacer los concursos gastronómicos, montar en rocódromo, hacer juegos con la infancia... Esa red haría un barrio saludable. Y Peruzikin y Marizikin bien nos contaban que están formados por muchas serpentinas... Creo que éste sigue siendo el modelo que necesita Bagatza.

Cuando nos metemos en "grandezas", tenemos que tomar decisiones en consecuencia. Negociar con productoras y representantes, con lo que ello conlleva. También contratar una empresa para organizar una feria, a cambio de dinero, incluso dejando a gente del barrio y del pueblo a un lado. Decisión dura de verdad.

Y en verdad para andar en grandezas hace falta dinero no personas. Personas que están a tu alrededor, que son parte de tu proyecto y que te van a demostrar su solidaridad en caso que lo necesites. A esas personas las alejas de ti a través de este modelo. Pues voy a decir que andar en la abundancia, pero en soledad también es duro. Hay que traer las serpentinas al corazón de Peruzikin y Marizikin, no alejarlas y devolverlas al Galindo. Después de todo esto, pedir ayuda y colaboración a esas personas no es fácil.

¿Os imagináis unas fiestas en las que el Ibarra-Kaldu es sustituido por otro grupo de fuera y excluido del ambiente festivo del barrio? ¿O que venga otro grupo de danzas porque es “mejor” y atrae más gente, dejándole fuera? Esto es lo que se hace cuando se da prioridad a la gente de fuera antes que a la de casa. Habría que traer de fuera solo lo que no tenemos en casa.

Mientras no reforzamos nuestra red comunitaria, nos empequeñecemos aunque lo tapemos con actividades de mayor relumbrón y aparentemos más grandes. Tenemos que llenar los corazones de Peruzikin y Marizikin de serpentinas, esta es la vacuna para evitar un cambio de modelo, precisamente el verdadero tesoro que hemos de preservar.

Todavía estamos a tiempo para darle la vuelta a esto, todavía hay muchas serpentinas en esos corazoncitos. En el pueblo y en el barrio tenemos muchas soluciones, si necesidad de acudir a soluciones externas

No estoy de acuerdo con contratar una "ETT de la artesanía" si ya hay en mi pueblo una feria popular de artesanía. Hagamos eso en todos los ámbitos, contando con la gente del pueblo y, claro, respetándolas tanto como a las personas de fuera. Porque esas personas de casa son nuestras serpentinas.

Si en algún momento vienen otra vez “malos tiempos” ¿le vas a pedir a la ETT de la artesanía que monte los puestos sin permiso municipal, que haga insumisión? Pues lxs de casa hemos demostrado durante 16 años que somos capaces de llenar el barrio de color a pesar de sus prohibiciones.

Hay que ponerse objetivos, tener un modelo festivo claro, definir qué es participación y actuar en consecuencia.

Profundicemos en la participación porque eso será lo que nos salve. Y con esto no quiero decir que no haya que hacer actos para ver y disfrutar. Esa tiene que ser la famosa vacuna. Tenemos que dar oportunidades y dejar a un lado a las grandezas, y que esto es posible está claro. Así no estaremos en manos de nadie. Las fiestas tienen que ser del pueblo y para el pueblo, y tenemos claros ejemplos alrededor.

Muchas de las fiestas que llamamos populares están en manos de modelos capitalistas más feroces (empresas e intermediarios ) Tenía el Che Guevara una frase que viene a cuento: "El capitalismo es el genocida más respetado del mundo”. Lo destroza todo pero lo respetamos. Aun así no es Bagatza el único sitio que tiene ese problema. En los barrios y pueblos tenemos que hacer redes y Peruzikin y Marizikin pintan las caras de la gente para atraerlas, sigamos pintándolas. Y si queremos resultados diferentes no hagamos lo mismo.

Dicho esto, queda claro que este año no voy a participar porque no estoy de acuerdo con el modelo y en ocasiones me parece mercantilista. Que quede claro para todo el mundo que no estoy a favor de un boicot, de hecho espero que os salga todo bien. Simplemente que yo en estas circunstancias no puedo participar. Pasad buenas fiestas. Y ánimo a la comisión de fiestas, porque aunque no trabajéis en el camino que yo pienso que es el adecuado, hacéis mucho trabajo. Espero encontraros de nuevo en el camino.