El PSE denuncia la supresión de la atención a urgencias sociales por motivos económicos

Protesta antirrecortes, por la plataforma Berri-Otxoak
Protesta antirrecortes, por la plataforma Berri-Otxoak
Hasta ahora había una trabajadora social que atendía específica los casos de familias en situación de emergencia social
El Partido Socialista ha denunciado que el equipo de Gobierno (PNV) del Ayuntamiento de Barakaldo (PNV) "ha decidido eliminar el servicio de urgencias sociales" y lo ha hecho sobrecargando a las trabajadoras sociales y buscando "únicamente un ahorro económico". El PSE desvela que, en respuesta al pleno a petición de los socialistas, el Partido Nacionalista ha admitido que a partir de ahora los casos de urgencia social ya no tendrán un horario específico y tampoco habrá más personal sino que el actual tendrá que asumir esta labor. "Han 'vendido' como una mejora lo que es un recorte en toda regla", sostiene el PSE.

Archivo |
> 12/05/2017. Berri-Otxoak denuncia la eliminación del Servicio de Urgencias Sociales del Ayuntamiento



Nota de prensa del PSE
El PNV de Barakaldo confirma el recorte en las urgencias sociales
  • En una respuesta en el Pleno a preguntas del PSE-EE, el Gobierno local admite que ha eliminado el servicio específico que se prestaba en el edificio de Acción Social y se ha cargado ese trabajo a las trabajadoras/es sociales de base
  • “Una vez más, se actúa contra las personas que peor lo están pasando”, denuncian los socialistas

Nuevo recorte del PNV de Barakaldo. El Gobierno local ha decidido eliminar el servicio de urgencias sociales que se prestaba en el edificio de Acción Social, situado en la calle Zaballa, y cargar ese trabajo a las trabajadoras y trabajadores de base. Lo confirma el propio PNV en una respuesta por escrito ofrecida a preguntas del PSE-EE en el último pleno municipal.

A partir de ahora, las urgencias sociales ni siquiera se van a atender en un horario específico. “La atención de las trabajadoras y trabajadores sociales va a continuar como hasta ahora en los horarios y días establecidos”, admite el PNV en el documento.

El Gobierno municipal también reconoce que el cambio “no afecta al organigrama, recursos materiales, ni personales del área”. Es decir, la decisión únicamente responde a un ahorro económico y no a la necesidad atender con agilidad a los vecinos y vecinas. “Han ‘vendido’ como una mejora lo que es un recorte en toda regla”, ha denunciado la concejala socialista Alba Delgado.

Delgado ha recordado que el servicio de urgencias sociales es muy importante para la ciudadanía barakaldesa, ya que afecta a las familias que sufren una situación sobrevenida de emergencia social: “Una vez más, se actúa contra las personas que peor lo están pasando”.

Fue el PSE-EE el que durante sus gobiernos creó el servicio de urgencias sociales, que era atendido por una trabajadora social en un horario comprendido entre las 8.30 y 14.30 horas, así como cuando surgía algún tipo de situación sobrevenida; por ejemplo, el realojo temporal de personas tras un incendio y edificios en mal estado o la atención de personas con síndrome de Diógenes.

Y es que, según recoge la propia página web municipal, “se entiende por urgencia la situación producida por un hecho no previsto que afecta y compromete las capacidades personales, los recursos y los medios de subsistencia, las relaciones familiares o redes sociales y la seguridad”.


FALTA DE INFORMACIÓN

Los socialistas están asimismo preocupados por el oscurantismo que rodea a esta decisión, ya que no se ha comunicado aún a la ciudadanía a través de los diferentes medios de los que dispone el Ayuntamiento: revista municipal, página web, nota de prensa...

“Hay una gran inquietud tanto entre los usuarios y usuarias como entre el personal municipal por la falta de información que hay en torno a este recorte”, ha revelado Alba Delgado, a quien recientemente el PNV ya dejó entrever en otra respuesta por escrito que se estaba pensando en eliminar el servicio de urgencias sociales.

El PSE-EE también ha advertido de los problemas que puede acarrear la decisión del PNV sobre el resto de usuarios y usuarias de los servicios sociales de base. No en vano, el Gobierno local confirma en su respuesta por escrito que no sabe qué ocurrirá cuando las trabajadoras y trabajadores sociales de base atiendan las urgencias en lugar de las citas que tengan reservadas en la agenda.