El PSE acusa al PNV del deterioro de las condiciones laborales de empleados del IMD

polideportivo de Lasesarre
El Partido Socialista ha acusado al equipo de gobierno del Ayuntamiento de Barakaldo (PNV), del deterioro de las condiciones laborales de trabajadores de servicios privatizados del Instituto Municipal de Deportes (IMD). El PSE critica la "desastrosa gestiónb" que el PNV está llevando a cabo en el IMD, donde se han adjudicado servicios por debajo del precio de licitación. Es el caso del servicio de control de accesos al polideportivo de Lasesarre que se contrató por 247.635 euros al año, 70.079 por debajo del precio de licitación. Esto, según el PSE, afecta a los 14 trabajadores, que han visto reducidos sus sueldos y sufren retraso en el pago de los salarios. Los socialistas han señalado que el último caso conocido es el del servicio de mantenimiento de los campos de fútbol, que cuenta con dos trabajadores, y que tras una recurso empresarial, se ha adjudicado por 99.148 euros, casi 48.000 por debajo del precio de licitación.



Nota de prensa del PSE
Los trabajadores/as pagan los platos rotos de la desastrosa gestión de la alcaldesa en el IMD de Barakaldo, como advirtió el PSE-EE

  • Los socialistas denuncian los problemas surgidos con dos importantes contratos: el mantenimiento de los campos de fútbol y el control de accesos del polideportivo de Lasesarre
  • “El PNV prioriza el ahorro económico al mantenimiento de las condiciones laborales y la calidad de los servicios”, lamenta la portavoz del PSE-EE, Ana Belén Quijada



La desastrosa gestión de la alcaldesa de Barakaldo pasa factura a los trabajadores y trabajadoras. Según ha denunciado hoy el PSE-EE, dos importantes servicios como son el mantenimiento de los campos de fútbol y el control de accesos del polideportivo de Lasesarre están sufriendo problemas con las empresas adjudicatarias, lo que perjudica a su vez a los empleados y empleadas del Instituto Municipal de Deportes (IMD).

“Como advertimos en su día, los trabajadores y trabajadoras están pagando los platos rotos de una mala gestión por parte de Amaia del Campo y su equipo de concejales. El PNV está priorizando el ahorro económico al mantenimiento de las condiciones laborales y la calidad en los servicios”, ha lamentado hoy la portavoz de los socialistas, Ana Belén Quijada.

El servicio de mantenimiento de los campos de fútbol y zonas ajardinadas del IMD, que cuenta con dos trabajadores, se ha visto envuelto en los últimos meses en un conflictivo proceso de contratación.

El pasado 20 de julio, el presidente del IMD adjudicó el contrato a una empresa, pero otra compañía recurrió la decisión al Órgano Administrativo de Recursos Contractuales de Euskadi al entender que había sido excluida del proceso “sin justificación”. Finalmente, el 20 de septiembre este organismo resolvió a favor de la empresa recurrente y ha obligado al IMD a anular la decisión del presidente, así como repetir la última parte del procedimiento.

Hoy mismo se ha celebrado de urgencia una reunión de la Mesa de Contratación para adjudicar el servicio a la empresa que fue previamente excluida, que se hará cargo del contrato por 99.148,31 euros, casi 48.000 por debajo del precio de licitación.


SUELDOS MÁS BAJOS, RETRASOS EN LOS PAGOS…

En cuanto al control de accesos al polideportivo de Lasesarre, sus 14 trabajadores y trabajadoras han denunciado recientemente el deterioro de sus condiciones laborales y salariales desde que se produjo el cambio de empresa gestora el 1 de mayo de 2016; sueldos más bajos, retraso en el pago de los salarios, aumento de las funciones que deben desarrollar…

La empresa asumió el servicio después de otro polémico proceso de contratación, en el que el PNV intentó recortar en un 20% las horas de trabajo (estableció más de 1.500 menos) y, por consiguiente, disminuir los sueldos de la plantilla. El PSE-EE logró frenar esta medida a través de una moción de urgencia en el Pleno Municipal.

Sin embargo, a la hora de adjudicar el contrato el presidente del IMD siguió primando la oferta económica a las condiciones laborales y la calidad del servicio, lo que ahora ha derivado en los consiguientes problemas para los trabajadores y trabajadoras. Y es que el contrato se adjudicó por 247.635,7 euros al año, 70.079,01 por debajo del precio de licitación.