Opinión | Aulas menguantes

Edificio del colegio La Milagrosa

por Juan Lamadrid 


"Familias y trabajadores de La Milagrosa pueden preguntarse, y con razón, por qué no se les ha podido ceder a ellos algún espacio, no ya por 60 años, sino por dos o tres"

Un colegio menos. Cuando se nos llena la boca de la importancia de la educación para encarar el futuro con garantías, Barakaldo va a comenzar el próximo curso con menos aulas. El cierre de La Milagrosa, aunque uno defienda la educación pública y gratuita, no puede ser motivo de alegría. A cambio se nos anuncia una escuela de aprendices del siglo XXI en un edificio que el Ayuntamiento cede por 60 años. Un poco más y nos plantamos en el siglo XXII.

Familias y trabajadores de La Milagrosa pueden preguntarse, y con razón, por qué no se les ha podido ceder a ellos algún espacio, no ya por 60 años, sino por dos o tres, lo suficiente para encontrar una ubicación definitiva al proyecto educativo que venían desarrollando. Desde el equipo de gobierno del PNV se puede reiterar la existencia de informes que dicen que no se podía, que la Educación no es competencia municipal —salvo cuando es para ponerse medallas— y otros tantos argumentos que a los que han visto cómo han perdido el trabajo y a los compañeros de aula poco puede importarles.

Cierra un colegio, pero va a abrir un centro de formación dual. Alegría. La Fundación de Trabajadores de la Siderurgia Integral se hará cargo de reformar un edificio municipal y, a cambio, lo utilizará 60 años. El coste de la reforma, tres millones de euros. Matemáticas básicas, de esas que enseñaban en La Milagrosa. Tres millones entre 60 años, entre 12 meses, igual a 4.166 euros y algunos céntimos al mes.

En un municipio en el que ya existe un centro de formación profesional, Nicolás Larburu, que oferta una veintena de ciclos formativos y que también imparte los cursos de formación para el empleo de Hobetuz, y un centro de formación profesional básica dependiente del propio Ayuntamiento, en Bituritxa, ahora se va a crear otro centro del que todavía no se conoce su oferta educativa.

Y para finalizar, un par de datos extraídos del sistema de información municipal Udalmap, todos ellos referidos a 2015. El porcentaje de mayores de 10 años que han completado estudios profesionales es el 18,04%, los que han completado estudios secundarios son el 56,43% y universitarios, el 18,5%. En Getxo, por ejemplo, el porcentaje de universitarios alcanza el 44,81%, muy por encima de la medida de Bizkaia (25,33%), y el 81,74% tiene estudios secundarios. Aprendices o universitarios.