>> www.barakaldodigital.com tiene licencia creative commons. Puedes copiar y distribuir nuestras noticias, pero señala de dónde las has tomado
Barakaldodigital.com

Inicio | Denuncias vecinales | Bienestar | Cultura | Economía | Política | Teatro Barakaldo | Balonmano Zuazo | Barakaldo CF | baloncesto | fútbol | balonmano | fiestas | publicidad@barakaldodigital.com | redaccion@barakaldodigital.com | Quiénes somos | RSS | Tarifas de publicidad

Opinión | La anteiglesia febril

Letrero de la discoteca Anaconda

por María José Cantalapiedra


"Anaconda ha sido también de los pocos motivos que ha atraído a Barakaldo a jóvenes y no tan jóvenes de otros municipios"

"La discoteca Anaconda anuncia su cierre ‘irremediable’ el 2 de julio tras 44 años”, titulaba Barakaldo Digital el día 30 de mayo. Algunas de las primeras columnas que escribí en esta revista empezaban con la frase “Eres de Barakaldo si…..” Y, desde luego, eres de Barakaldo si has estado en la discoteca Anaconda. Una discoteca intergeneracional, porque acudieron los padres primero y los hijos después. Separados por el tiempo, esa distancia generacional que a veces es un abismo, unidos por el espacio, esa discoteca.

Anaconda ha sido también de los pocos motivos que ha atraído a Barakaldo a jóvenes y no tan jóvenes de otros municipios. El local ha tenido distintas épocas en las que ha formado parte de la ruta cambiante que se establece, con criterios un poco imprevisibles, para la fiebre del sábado noche.
Es también la memoria viva, a punto de convertirse en recuerdo estático, de cómo se ha acompasado Barakaldo a la evolución de la sociedad en los últimos 44 años. Sus paredes recogen, mejor que cualquier hemeroteca, la forma de relacionarnos, fundamentalmente cómo ha sido la amistad, cómo el amor, en las últimas cuatro décadas. Si José Luis Perales preguntara en Barakaldo “¿en qué lugar se enamoró de ti?” y “¿a qué dedica el tiempo libre?” muchos responderían se enamoró de mí en Anaconda y dedica(ba) su tiempo libre a ir a esa discoteca.

Al ritmo de músicas diferentes, con el pelo cardado o mechas californianas, con los clásicos vaqueros Levis o pantalones pitillo, con aquellos teléfonos para comunicarnos dentro de la discoteca o las actuales redes sociales, Anaconda ha sido un centro de relación social muy importante en la anteiglesia fabril y en la no fabril. En uno y otro caso fue escenario de momentos febriles, en sus pistas, sus sillones, sus barras. Despedidas de solteros y solteras, cotillones de Navidad, encuentros de juventud y reencuentros en la madurez. Una fábrica de recuerdos. Esta fábrica también cierra.