Denuncia vecinal | Avergonzada, desilusionada, cabreada por la situación del colegio La Milagrosa

Manifestación de familias y trabajadores de La Milagrosa
Esther escribe: "Hoy me siento avergonzada, desilusionada, cabreada. Avergonzada por ver cómo personas que no conocen a mi hijo deciden y juegan con su futuro. Desilusionada por confiar alguna vez en nuestros representantes políticos. Cabreada por lo que esta sucediendo a mi familia y a muchas familias más de mi entorno. Nosotros, como padres, decidimos la educación que queremos para nuestros hijos. Decidimos lo que queríamos y como lo queríamos y ahora, por un cambio de titularidad y una subida injustificada de alquiler, que nos echen abajo un proyecto educativo como el de nuestro colegio, La Milagrosa, es injusto, muy injusto.

Ustedes y sólo ustedes tienen la llave para que este problema se solucione, para que nuestros hijos con nombre —sí, porque no son sólo números (son Marcos, Aimar, Haizea…)— estén en la misma clase y con sus mismos compañeros el próximo curso.

Nuestros profesores son más que profesores, son Elena, María José, Izaskun, Carlos…. Nuestro director, Juan,  y el resto de personal —Pepi, Pedro, Mamen…— y así hasta 39 trabajadores que conforman junto con nuestros hijos una familia. Familia en la que pasan los peques más horas al día que en la suya propia. Trabajadores que engrosarán aun más la lista de Lambide. Pero son sólo eso, trabajadores.

Nos proponen, desde el Gobierno Vasco, una supuesta reubicación en un colegio en el otro extremo del pueblo sin nuestro modelo lingüístico y religioso. Nos proponen que levantemos a nuestros hijos media hora antes por lo menos para ir a ese centro escolar .

Nos proponen que impliquemos a otras familias, profesores, directiva de otros dos centros educativos sin importarles lo que ellos puedan opinar.

¡ES UNA GRAN PROPUESTA! ¿Con esta propuesta creen que se consigue una conciliación familiar? ¡LES QUIERO RECORDAR QUE SON NIÑOS!

Nuestro colegio La Milagrosa  tiene un proyecto educativo viable que ustedes mismos lo han reconocido por su labor social y multicultural en muchas ocasiones.

Además, si nosotros no llegamos a un acuerdo económico, ¿qué pasará con la residencia Miranda? En breve cerrará. Así lo ha reconocido el presidente de la Fundación Miranda, Jokin Perea, en entrevista en elcorreo.com. Pero todo esto da igual. Tan sólo son ancianos y niños.