Opinión | Barakaldo da la campanada

Amaia del Campo saluda al concejal del PSE Juan Antonio Pizarro tras resultar elegida alcaldesa, en 2015

por Juan Lamadrid | Foto: Matías Karrillo


"PNV y PSE actúan de la misma forma que en el pasado mandato, aunque con los papeles cambiados"

Una Nochevieja con gominolas en lugar de uvas y cualquier día que no sea el último de año es tan falsa como el acuerdo de estabilidad que anunciaron, y dicen que firmaron, PSE y PNV. Una excusa para pasarlo bien que no te evita la reunión familiar de fin de año, el posterior cotillón y la resaca de la primera jornada del nuevo año.

Bilbao, Durango, Ortuella, Getxo, Muskiz, Leioa, Erandio, la Diputación Foral de Bizkaia y ahora el Gobierno Vasco. Pactos entre PNV y PSE que suponen Gobiernos con representantes de ambos partidos. Eso que se llama Gobierno de coalición. Lo que sirve para Bizkaia y País Vasco no vale para nada en Barakaldo. Aquí tenemos esa pamema a la que llamaron acuerdo de estabilidad. En esto también Barakaldo da la campanada.

Y es que ese acuerdo solo garantiza —además de sueldos— que se aprueban los impuestos y tasas que se cobran a los vecinos, con lo que se aseguran los ingresos del Ayuntamiento, y el presupuesto, en el que se recogen los ingresos y los gastos, entre ellos los salarios de los políticos, los del Gobierno y los de la oposición. En todo lo demás se pueden tirar los trastos a la cabeza. Y bien que lo hacen.

Pero la escenificación es importante. ¿Alguien recuerda a los máximos dirigentes locales de PNV y PSE anunciando en rueda de prensa conjunta ese acuerdo de estabilidad? ¿Alguien retiene en la memoria alguna rueda de prensa dada por los portavoces de ambos partidos en el Ayuntamiento anunciando el acuerdo al que han llegado en materia de tasas e impuestos y en los presupuestos?
En las tasas e impuestos el PNV dijo que iba a cobrar cinco y el PSE que eso era una barbaridad y que mejor cuatro. Al final se cobraron los cuatro. Actúan de la misma forma que en el pasado mandato, aunque con los papeles cambiados. Entonces era el PNV el que presentaba las enmiendas y el PSE las aceptaba. Por la paz un Ave María.