>> www.barakaldodigital.com tiene licencia creative commons. Puedes copiar y distribuir nuestras noticias, pero señala de dónde las has tomado
Barakaldodigital.com

Inicio | Denuncias vecinales | Bienestar | Cultura | Economía | Política | Teatro Barakaldo | Balonmano Zuazo | Barakaldo CF | baloncesto | fútbol | balonmano | fiestas | publicidad@barakaldodigital.com | redaccion@barakaldodigital.com | Quiénes somos | RSS | Tarifas de publicidad

Opinión | Caramelito

Portada de la novela Te voy a comer, caramelito

por María José Cantalapiedra


"El eterno dilema: techo de cristal o campo de lirios"

"La vecina de Llano Mertxe López Serrada debuta como escritora con una novela erótica". Así titulaba Barakaldo Digital el 23 de octubre la noticia en la que daba cuenta de que, en la anteiglesia fabril, contamos con una nueva escritora. La novela romántica tiene la cualidad de distraer. Pero no de la manera en que pueden distraer tantos entretenimientos. Tiene la facultad, al menos entre sus lectoras, que son mayoría, de distraer de la vida que cada una esté viviendo. Inmersas en las páginas que se nos ofrecen olvidamos las preocupaciones, desazones, decepciones, desencantos y frontispicios (que no pega mucho pero como palabra es una belleza) a los que nos enfrentamos.

No es literatura que goce del éxito de la crítica, pero sí del público. Algunas autoras, porque mujeres suelen ser quienes las pergeñan, no aspiran al Nobel pero sí a vender ejemplarles. La novela romántica podría plantearse como una producción industrial. Está, al contrario que otras manifestaciones artísticas, muy sistematizada, tanto la historia, los perfiles de los protagonistas, el registro, la tensión sexual, el final feliz.

Incluso en las más atrevidas desde el punto de vista erótico-sexual sus personajes femeninos son puros y virginales. Ajenos a la tentación amorosa y sexual, viven en una suerte de cabañita con los enanitos. Hasta que aparece el príncipe, quien la distingue del resto de mujeres por su belleza, su bondad y su dignidad. Sacudida ella por el amor se transforma en una amante fogosa. Sólo con él. El hombre. Alto, poderoso, cariñoso cuando consigues romper la máscara que lo cubre. Él consigue castillos y ella recoge lirios para poner en la mesa. Bienestar a cambio de bienestar.

El título de la novela es Te voy a comer, caramelito. Dice en la entrevista que, por sugerencia de algunas amigas subió el tono de las escenas eróticas. La última hornada de novela romántica no funde en negro cuando atrapados por la pasión se convierten en una sola carne. Ahora hay detalles. Mucho goce. Mutuo. Ella se deja llevar por la experiencia masculina. Él se sorprende con su natural maestría. Hay con frecuencia malentendidos. Pero el amor triunfa siempre. Porque es obsesivo para los dos. Aunque los dos mantengan la dignidad. A él le da tiempo a dirigir un imperio. A ella a elucubrar sobre sus silencios. No he leído la novela de la escritora de nuestra anteiglesia. No sé si será continuista o rupturista. Pero quién se resiste a recoger lirios mientras espera la llegada del hombre rendido a nuestros encantos, y solo a los nuestros. El eterno dilema: techo de cristal o campo de lirios.

1 comentario:

  1. Si no has leído la novela, mi pregunta es... que clase de opinión es? No se puede dar una opinión, por lo que te han contado lo que has oído..., o al menos no digas en el titular ''Opinión'' porque no lo es.

    ResponderEliminar