>> www.barakaldodigital.com tiene licencia creative commons. Puedes copiar y distribuir nuestras noticias, pero señala de dónde las has tomado
Barakaldodigital.com

Inicio | Denuncias vecinales | Bienestar | Cultura | Economía | Política | Teatro Barakaldo | Balonmano Zuazo | Barakaldo CF | baloncesto | fútbol | balonmano | fiestas | publicidad@barakaldodigital.com | redaccion@barakaldodigital.com | Quiénes somos | RSS | Tarifas de publicidad

El Teatro Barakaldo acoge el estreno en Euskadi de 'El sermón del bufón' de Albert Boadella

El sermón del bufón de Boadella
• Este sábado 10 de marzo a las 20.00 horas 
El Teatro Barakaldo acoge este sábado el estreno en Euskadi de 'El sermón del bufón' con guión, dirección e interpretación de Albert Boadella. El espectáculo es un monólogo en el que Albert Boadella, interpretándose a sí mismo, realiza un repaso mordaz al oficio de comediante y dedica una mirada irónica a su agitada vida con Els Joglars, compañía teatral que fundó y dirgigió.


Información del la obra facilitada por el Teatro Barakaldo
El sermón del bufón
Iraya Producciones
Interpretación, guión y dirección: Albert Boadella

El sermón del bufón es un acto insólito en la historia de nuestro teatro. No se trata de ficción como siempre suele suceder sobre una escena. Es el relato directo y real de un artista expresando sus pensamientos y experiencias y representando situaciones auténticas de su propia vida.

Sin perder nunca el sentido del humor, Albert Boadella desdobla su personalidad entre el niño y el viejo artista, entre el indómito y el cívico, entre el histriónico y el reflexivo. Interpretándose a sí mismo, realiza un repaso mordaz al oficio de comediante y dedica una mirada irónica a su agitada vida con Els Joglars de fondo. Las proyecciones de los fragmentos más relevantes de sus obras (Gabinete Liberman, Serie Vaya día, Teledeum, No-Do Joglars, La Torna, Ubu President, entre otras) se entremezclan con osadas reflexiones sobre la belleza y la transgresión, los tabús de la modernidad, el estímulo que ejercen los enemigos o la realidad como supremo objetivo del arte.