El Partido Socialista y asociaciones de mujeres homenajean a Clara Campoamor

Homenaje a Clara Campoamor
Decenas de personas han participado en el homenaje y ofrenda floral que se ha realizado en Barakaldo a la histórica defensora de los derechos de las mujeres Clara Campoamor. El acto ha contado con la participación central de la secretaria general del Partido Socialista de Euskadi, Idoia Mendía, además de la diputada foral de Igualdad y la directora de Igualdad, Teresa Laespada y María Guijarro. El acto estaba convocado por la Agrupación Socialista de Barakaldo y las asociaciones 13 Rosas Rojas, Clara Campoamor y Bidea Eginez. Tras el acto público de homenaje, los asistentes han mantenido un coloquio bajo el título de 'Políticas con i de igualdad'.
Encuentro sobre igualdad convocado por el Partido SocialistaEncuentro sobre igualdad convocado por el Partido SocialistaEncuentro sobre igualdad convocado por el Partido Socialista



Discurso de Idoia Mendia
Arratsaldeon guztioi eta mila esker hemen izateagatik.


Encuentro sobre igualdad convocado por el Partido Socialista
Muchas gracias a 13 Rosas Rojas, a Clara Campoamor y a Bidea Eginez por organizar este homenaje, en el que también colabora la Agrupación Socialista de Barakaldo, y por invitarme a participar en él.

No será el último. Estoy segura. Este año se celebra el 45 aniversario de la muerte de Clara Campoamor (una de nuestras grandes pioneras en la defensa de los derechos de la mujer) y a la vuelta de la esquina tenemos el Día Internacional de la Mujer. Una ocasión más para hacer bandera de la lucha por la igualdad y para reivindicar una causa que en pleno siglo XXI sigue siendo necesaria escuchar.

Y es bueno que así sea. Es bueno que la cuestión de género ocupe cada vez más espacio en nuestras agendas. Que el discurso público vaya adquiriendo una perspectiva feminista de la que hasta ahora carecía (o que, en el mejor de los casos, aparecía de forma exótica cuando se acercaba 8 de Marzo).

Porque la desigualdad existe. Porque se da en todos los ámbitos: en el laboral, en el educativo, en el político…

Y porque sólo en la medida que entendamos que en el terreno de la igualdad nos jugamos intereses colectivos (del conjunto de la sociedad) podremos abordar este asunto de la manera integral que merece.

Encuentro sobre igualdad convocado por el Partido Socialista
No sé si conocéis la campaña 'Encuéntrala' puesta en marca por ONU Mujeres y que, imitando estilo de los libros de '¿Dónde está Wally?', ha publicado una serie de ilustraciones en los que hay que buscar a mujeres en lugares de trabajo llenos de hombres (lo cual es bastante complicado, por cierto).

Y algo de verdad tiene. Y también aquí tenemos que hacer acuse de recibo. Porque hoy aquí, en Euskadi, el paro femenino es cuatro puntos superior al masculino. Porque hoy aquí, en Euskadi, las mujeres son las que más dificultades tienen para encontrar trabajo, y cuando lo encuentran, es en peores condiciones. Porque el 75% de los contratos parciales que se están firmando tienen nombre de mujer. Porque hoy en Euskadi las mujeres cobran un 25% menos que los hombres (una brecha mayor que en el resto de España y que, además, va en aumento).

La desigualdad existe. Se da en nuestro día a día.

Y por eso, desde que soy secretaria general del PSE me he puesto como empeño hacer de la igualdad entre hombres y mujeres un eje central, no sólo de la política socialista, sino del conjunto de la política vasca.

Lo veníamos denunciando desde hacía tiempo: que había que dar un vuelco a las políticas pública en materia de igualdad en este país. Lo dijimos cuando suscribimos el pacto de Gobierno con el PNV: que uno de nuestros objetivos principales era impulsar medidas para garantizar la igualdad plena de la mujer en todos los ámbitos. Y lo estamos consiguiendo. Estamos haciendo avances.

Ayer se presentó el programa de Gobierno para esta legislatura. Y ahí fijamos, como uno de los objetivos de país, situar a Euskadi entre cuatro primeros países europeos en igualdad de género. Queremos encauzar toda la acción gubernamental, toda nuestra iniciativa política, a garantizar la igualdad real entre hombres y mujeres.

Que las mujeres dejen de ser las destinatarias casi en exclusiva del capítulo de la protección social, para pasar a ser protagonistas y líderes en lo económico, en lo laboral, en lo social, en lo político… Y esto implica impulsar medidas de conciliación de la vida personal, familiar y laboral.

Y esto implica trabajar en el campo educativo, dedicando materias a la promoción de la igualdad en nuestras aulas. Implica trabajar también en la Administración, reforzando los mecanismos de impulso y coordinación de las políticas de igualdad de género.

Implica trabajar en el ámbito laboral:

Con programas de igualdad en empresas y organizaciones.

Y avanzando en medidas de transparencia, que nos permitan combatir esa brecha salarial a la que me refería antes y conseguir algo tan sencillo de entender como que “a igual trabajo, igual retribución”.

Y eso implica, con contundencia, de forma prioritaria, luchar de forma decidida contra la violencia de género.

Berdintasunaren kutsua sartu dugu Gobernuaren programan.

Lan-arloan, hezkuntza-arloan, Administrazio-arloan… neurriak sustatuko ditugu gizon eta emakumeen arteko berdintasun osoa bermatzeko.

Eta genero-indarkeriaren aurka gogor borrokatu dugu. Baliabide guztiekin. Hezkuntza, prebentzio eta laguntza gehiagorekin.

Emakume jaiotzeak biziraupen-ariketa bat izateari utzi egin behar diolako.

Y termino ya, quiero hacerlo con un mensaje positivo. Sí, porque como digo, es mucho lo que queda por hacer. Es grande la brecha que todavía nos separa en derechos y oportunidades de los hombres. Pero si echamos la mirada atrás, más grande es aún el camino recorrido.

Han pasado 84 años desde que Clara Campoamor (y otras muchas mujeres valientes con ella) consiguieron el voto femenino en España. Han pasado 32 desde que un Gobierno Socialista despenalizó el aborto y convirtió a las mujeres dueñas de su cuerpo.

Han pasado 10 desde que otro Gobierno socialista, el de Zapatero, aprobase la Ley de Igualdad entre Hombres y Mujeres que fijó un marco legal para acabar con la discriminación.

La lucha por la igualdad entre hombres y mujeres es un camino largo, no exento de retrocesos (como demuestra el PP ahora).

Pero avanzamos. Claro que avanzamos. Y que celebremos actos de este tipo, que cada vez ocupen más espacio en los medios, que el discurso público hable cada vez más con voz de mujer, es la demostración de una lucha, que, aunque sacrificada, se va ganando.

Es la muestra de que seguimos adelante en el camino iniciado por Clara Campoamor hace más de un siglo y, que más pronto que tarde, llegaremos a esa meta soñada en la que ser mujer dejará de contar como agravante a la hora de vivir.

Eskerrik asko.