Denuncia vecinal | Pistas de skate deterioradas y potencial espacio de inseguridad

Pista de skate en Desierto
Rubén y otros usuarios de las pistas de skate de Desierto, junto a la desembocadura del Galindo, escriben para denunciar la situación en la que se encuentra esta instalación deportiva al aire libre, que alguno no duda en señalar que resulta "impracticable". El más extenso en su comunicación es Rubén, que alerta de que estas pistas "se han ido deteriorando a pasos agigantados, llegando a pasar el delgado límite entre practicar un deporte de manera segura o sufrir lesiones y dolencias provocadas por estas deficiencias". En el caso concreto del espacio para skate junto al Galindo, los problemas descritos son grietas y agujeros, además de una iluminación "totalmente ineficiente", lo que convierte el lugar en un "foco potencial de ladrones y maleantes". Los usuarios lamentan además que los responsables municipales, que deben encargarse del mantenimiento, no atiendan las quejas. "Me parece triste y patético que la única forma de captar la atención de las instituciones sea mediante la prensa local",  señala uno de los perjudicados. "El Ayuntamiento se niega a escucharnos. Que se den cuenta que estamos ahí", exclama otro.

Las pistas, según indican, son una instalación que habitualmente usan patinadores y practicantes de skate de entre 12 y 30 años, aunque hay alguna excepción mayor. Ellos se tienen que enfrentar a esta instalación deportiva municipal, que consideran incluso que está "en la ruina". La situación de esta infraestructura es, según alertan, responsable de repetidas caídas. "Yo en mis propias carnes he sufrido varias lesiones, siendo un esguince de tobillo de tercer grado la ultima de mis averías. No estoy solo en esto, la mayor parte de la gente que patina con regularidad en este parque de skate está en las mismas".

El deterioro no es una situación generalizada en Bizkaia. Según explican, "en otras zonas disfrutan de instalaciones cuidadas y con un mantenimiento más que adecuado". En el caso barakaldés, a la falta de atención de los responsables públicos se suma la cercanía al río y la humedad, que "ha hecho verdaderos estragos".

Además del mal estado de la pista, la carencia de iluminación correcta supone una dificultad añadida. Barakaldo Digital ha constatado que varias de las farolas están apagadas o fundidas. "Una zona así, poco iluminada y en una zona de paso, es un foco potencial de ladrones y maleantes".

"Está roto el suelo, las rampas comidas y mucha gente se ha caído y lesionado debido a ello, y es recomendable poner un techo", dice otro usuario.

"Queremos poder patinar con la tranquilidad de que nadie se vaya a caer porque haya un boquete en el suelo o porque la pista esté descascarillada, las rampas no transmiten mucha seguridad", advierte uno de los deportistas barakaldeses, que muestra su pesar porque al final se tienen que desplazar a "sitios mejores" debido a la mala situación de las pistas en la anteiglesia.

Envíe sus fotodenuncias con un comentario y sus datos personales a redaccion@barakaldodigital.com