Joyería Presa y Bide Onera, entre los '100 comercios vascos con los que aprender'

Javier Barrero Presa, de la Joyería Presa
El libro destaca que Joyería Presa destaca por "su capacidad de adaptación al cambiante entorno urbano y comercial" Sobre Bide Onera, considera clave su apertura en los años sesenta como gran almacen, antes incluso que El Corte Inglés de Bilbao
Los establecimientos barakaldeses Joyería Presa y los grandes almacenes Bide Onera han sido incorporados a la lista de '100 comercios vascos con los que aprender' (editorial Sargantana), libro elaborado por 13 autores, la mayoría profesores de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU). El volumen reúne "casos de comercios de Euskadi que pueden resultar inspiradores por sus enseñanzas en materias como la internacionalización, los nuevos comportamientos de compra o la capacidad de hacer frente a la crisis". Son empresas que "han logrado sobresalir en el complejo escenario actual, aportando valor a su clientela como verdadero centro de sus negocios" y que representan una "alternativa a las cadenas y franquicias, con las que se complementan para ofrecer una oferta mucho más rica y diversa". En el caso de la Joyería Presa, el título que le dedica es 'Una de las joyas del comercio barakaldés', mientras se refiere a la cooperativa Bide Onera como 'El gran almacén de Barakaldo'.

El libro recuerda que la joyería abrió en la calle de la Bomba (Ramón y Cajal) en 1925 de manos de Francisco Presa, que tenía 20 años. 92 años después, ya en manos de la tercera generación, el establecimiento sigue en pie porque "ha tenido la capacidad de evolucionar, adaptándose a la propia transformación urbana y comercial de la ciudad". De hecho, el comercio ha variado su ubicación según cambiaban las dinámicas económicas. Así ha pasado por la calle Portu, ha tenido local en Max Center y actualmente está en la calle Elkano con la joyería —con Javier Barredo Presa al frente— y la óptica, en Merindad de Uribe, con Iñaki, Borja y María Barredo Presa.

Por su parte, la cooperativa Bide Onera nació en 1920 bajo el liderazgo del obrero de Altos Hornos de Vizcaya (AHV) Ángel Careaga y 250 socios fundadores, aunque la tienda se inaugurará el 1 de diciembre de 1921. Surgida como alternativa a la cooperativa de AHV, desde 1927 se sitúa en el edificio actual. El libro señala que la evolución de Bide Onera ha estado "marcada por la capacidad de adaptación", que ha hecho que un modesto local se llegara a transformar en un centro comercial de cerca de 5.000 metros cuadrados. El trabajo considera como los dos "hitos revelantes" la apertura en 1994 a los no socios y el desarrollo de alianzas con centrales de compra como Eroski, Expert-Cordevi y con Intersport para ganar en competitividad. La cooperativa, con Luis Alberto Bercianos como gerente, conserva 9.000 socios, además de los clientes no asociados.

La profesora de Económicas Pilar Zorrilla y el consultor Celestino Martínez son los coordinadores de este trabajo de 420 páginas que se vende por 20 euros. La obra repasa la historia y evolución de cada comercio y destaca el elemento "sobresaliente" que puede servir de ejemplo o referencia para el sector. Son "casos de éxito" que los autores consideran "inspiradores" para los profesionales del sector,  los emprendedores, los estudiantes que ven en el comercio una salida laboral y "para los ciudadanos con mirada curiosa de la realidad que les rodea".