Denuncia vecinal | "Metro Bilbao nos deja tirados tras ver las proyecciones en el Guggenheim"

Estación de Metro Bilbao en Ansio

"Las personas con discapacidad tenemos además el problema de que el metro sigue sin ser accesible pese a que hace 10 años se le propuso una solución que no ha adoptado"

Un vecino de San Vicente escribe a Barakaldo Digital para denunciar la situación de falta de servicio del metro sufrida cuando, junto a su mujer, acudió la noche de este 12 de octubre a ver las proyecciones sobre el museo Guggenheim en Bilbao. El afectado, que padece una discapacidad que le obliga a desplazarse en silla de ruedas, destaca que nada más finalizar el espectáculo, hacia las 22.00 horas, intentó regresar a Barakaldo pero los vagones estaban desbordados. "Parecía en hora punta en Japón", señala con ironía. Lo cierto es que la saturación era tan alta que el vecino tuvo que esperar hasta el último metro y tampoco entonces consiguió entrar. El denunciante estima que cientos de personas se quedaron "tiradas" en los andenes —"más de 500"—. Ya finaliza el servicio de metro, intentó utilizar el autobús, pero "venían a tope, así que ni paraban". El intento del taxi fue también infructuoso: no había ninguno disponible. Así, al filo de la medianoche, tuvo que llamar a un amigo que cuenta con una furgoneta con capacidad para llevar la silla de ruedas. "Me parece una vergüenza que Metro Bilbao no sepa gestionar y dirigir cuando hay un evento de este calibre y pueda dejar a más de 500 personas tiradas en los andenes".

El hecho fue, a su juicio, especialmente grave para quienes tenían problemas de movilidad, bien por desplazarse en silla de rueda, como en su caso, bien por acudir con hijos pequeños, como ocurría en muchos casos. "No tuvieron la decencia de poner metros para este evento. Metro Bilbao deja mucho que desear", exclama el afectado, que pone en cuestión la competencia de los responsables del suburbano. "Metro Bilbao solamente piensa en el dinero y no en la función que debe cumplir: transportar personas". Además, advierte de que el servicio "no es accesible ni adaptado". "Seguimos teniendo los mismos problemas de siempre entre los vagones y los andenes. Les hemos dado la solución desde la fundación Heldu pero no la han puesto en marcha y esto hace más de 10 años".