La dirigente de Podemos Nagua Alba hace campaña en Barakaldo pro moción de censura

Mitin de Podemos en Barakaldo
La secretaria general de Podemos Euskadi y diputada en el Congreso, Nagua Alba, realiza este domingo 11 de junio campaña en Barakaldo en respaldo a la moción de censura contra el Gobierno de Mariano Rajoy (PP) que se debatirá en el Parlamento el 13 de junio, sin ninguna posibilidad de que prospere. Alba estará a mediodía en la zona de bares de la localidad, en la calle Zaballa, acompañada por la juntera Asun Merinero. "Ésta es una rebelión de la gente digna contra la parasitación y patrimonialización de las instituciones por parte del PP y sus políticas mafiosas", sostiene Podemos.

Nota de prensa de Podemos Barakaldo
Este domingo a las 12.00 horas, en la calle Zaballa junto a la salida del metro de Elcano, contaremos con la presencia de Asun Merinero, juntera en la Diputación Foral de Bizkaia y Nagua Alba, secretaria general de Podemos Euskadi y diputada en el Congreso por Gipuzkoa, quienes se pondrán a disposición de la ciudadanía para informar y resolver cualquier duda relativa a la moción de censura que tendrá lugar el próximo martes 13 de junio.

La moción de censura es un mecanismo democrático que ponemos en práctica porque la democracia está amenazada por las acciones y procedimientos del Partido Popular.
Vivimos una situación de emergencia democrática
No podemos tolerar que se normalice como si fuera algo de importancia menor


Para frenar la impunidad hay que ser capaces de enfrentarse a los delincuentes
Nosotros podemos cometer errores, pero todo el mundo sabe que no nos da miedo enfrentarnos al PP.
Esto no va de cifras ni de números. Esto va de la dignidad ciudadana frente a la indignidad del Partido Popular.
No nos da miedo perder la votación, lo que nos da miedo es que el PP siga gobernando y aplicando su política de saqueo y patrimonialización del Estado.


Esta es una rebelión de la gente digna contra la parasitación y patrimonialización de las instituciones por parte del PP y sus políticas mafiosas
Jueces, fiscales, policías, técnicos de hacienda y demás funcionarios dignos que luchan a diario contra lo que está ocurriendo merecen todo nuestro apoyo.
Es por la gente decente que estamos en el deber de cumplir con nuestra responsabilidad como fuerza de oposición. No les podemos fallar.
No podemos permitir que la parte sana del Estado se quede sola en su lucha por desparasitar al Estado y sus instituciones desde dentro. No están solos.
Se trata de poner voz en el Congreso a lo que la gente digna pide en sus casas y en las calles.


Es un debate de país y nos sólo de fuerzas políticas.
Lo que estamos viviendo es un problema de país y su solución no se dirime sólo con un debate de las fuerzas políticas en el Parlamento.
No es un simple debate parlamentario, es un debate sobre nuestro futuro como país y el modelo de sociedad en el que queremos vivir.
No es un debate entre partidos, es un debate de toda la sociedad.


La disyuntiva que va a dibujar esta moción de censura es clara: o estás con la dignidad democrática o estás con la indignidad que representa el PP.
O estás contra el PP y su corrupción o estás con el PP y su corrupción.
Es imposible luchar contra la corrupción y sostenerla en las instituciones. Hay que elegir de qué lado quieres estar.
PSOE y C’s deberán decidir si prefieren votar por echar al PP del gobierno o si prefieren seguir siendo cómplices de la corrupción del PP.


El gobierno opera como verdadero antisistema. Son el caos y la inestabilidad.
Ponen en riesgo la separación de poderes, obstaculizan las investigaciones aplicando con mano de hierro su control sobre el ejecutivo, son foco permanente de inestabilidad, de caos y de desorden.


Es momento de anteponer la dignidad del país y de su gente a cualquier interés partidista.
La moción de censura es una exigencia ética y una acción necesaria para la salvación nacional. Salvar la democracia, rescatar las instituciones y salvaguardar la reputación de nuestro país.
Llegados a este punto, ya no se trata de disputas partidistas sino de hacer lo que sea necesario para frenar el descrédito y la pérdida de legitimidad de nuestras instituciones. El estado de derecho está en juego.

No podemos mirar a otro lado, tenemos que proteger a las instituciones democráticas de la cleptocracia y a los funcionarios (jueces, fiscales etc) de las amenazas, represalias, persecuciones y demás actitudes mafiosas del PP.