Actívate+: cómo cambiar el mundo con pequeñas acciones cotidianas desde Barakaldo


Llega a la localidad una campaña mundial para reducir el impacto ecológico Las familias y personas interesadas pueden inscribirse en www.bizkaia21.eus
Se puede ahorrar alrededor de 65 euros al año con un gesto tan sencillo como apagar por completo o desenchufar los aparatos que no están en uso en lugar de dejarlos en modo de espera o ‘stand by’. Es una de las propuestas que, para reducir el impacto ambiental, mejorar la salud y reducir el consumo, se han comenzado a realizar en los hogares y los colegios de Barakaldo por medio del programa Actívate+. La iniciativa, impulsada por la Diputación, llega a la localidad a través del Plan de Acción Global (GAP, por sus siglas en inglés), un proyecto de educación ambiental con sede en Suecia, que está implantado en 26 países y que ya ha involucrado a más de un millón de familias.



Impacto mundial. “Construir una nueva sociedad con mayor conciecia y menor impacto sobre el medio ambiente” es la meta que se plantea Activate+, según explican Jaione Pagazaurtundua y Juan Carlos Barrios.

En Barakaldo Activate+ se ha puesto en marcha a través de los centros escolares y de las familias. Los participantes se inscriben en la web www.bizkaia21.eus y comienzan un programa para poner en práctica, de manera progresiva, acciones sencillas que suponen mejoras económicas, ambientales y de salud.

Aunque son medidas muy pequeñas el impacto es mundial, según destaca Barrios. Cerrar el grifo mientras se cepilla los dientes, apagar las luces de una habitación aunque se vaya a regresar en pocos minutos o utilizar marchas largas en el coche tienen grandes efectos cuando lo hacen simultáneamente cientos de miles de personas en todo el mundo, como ocurre con la plan GAP.

Otras acciones que propone Actívate+ son apagar por completo la pantalla del ordenador, ahorrar agua cuando se vacía la cisterna en el baño, adquirir artículos que generan menos residuos o comprar productos locales o ecológicos. No suponen ningún gasto y, por el contrario, reducen la factura en el hogar, además de los efectos positivos sobre el medio ambiente.

Actívate+ permite a los participantes trabajar en temas como energía, agua, compra-residuos y movilidad. En cada uno de estos aspectos, se proponen medidas concretas y sencillas para un consumo más sostenible y se informa posteriormente sobre la mejora ambiental y el ahorro conseguido en el hogar.


Consumo fantasma. Actívate+ permite además reflexionar sobre aspectos como el llamado “consumo fantasma”, como mantener enchufados algunos electrodomésticos aparentemente apagados, que supone un gasto energético aunque no se sea consciente. Dentro de este “consumo oculto” está también el desgaste de neumáticos o de aceite que se produce en los vehículos y que no se percibe a simple vista.

Otro aspecto desconocido es el del agua “oculta”, que hace referencia a la cantidad de líquido elemento que es necesario para producir un producto. Así, aunque una taza de café parezca un gasto escaso de agua, hay que tener en cuenta cuánta se tiene que emplear para su cultivo y elaboración.

La experiencia del Plan de Acción Global y Actívate+ es “exitosa”, según destacan sus responsables. Las pequeñas acciones cotidianas tienen grandes efectos para el planeta y para la vida, por eso es la ciudadanía la que debe “pasar a la acción”.