>> www.barakaldodigital.com tiene licencia creative commons. Puedes copiar y distribuir nuestras noticias, pero señala de dónde las has tomado
Barakaldodigital.com

Inicio | Denuncias vecinales | Bienestar | Cultura | Economía | Política | Teatro Barakaldo | Balonmano Zuazo | Barakaldo CF | baloncesto | fútbol | balonmano | fiestas | publicidad@barakaldodigital.com | redaccion@barakaldodigital.com | Quiénes somos | RSS | Tarifas de publicidad

Una familia denuncia que un maestro observó sin actuar cómo golpeaban a una niña en clase

Colegio público El Pilar
Los padres señalan que seis compañeros agredían a la pequeña, de 10 años, mientras el profesor se encogía de hombros
Una familia ha presentado denuncia ante la Policía Municipal de Barakaldo porque un profesor ha sido testigo y no ha evitado una agresión contra una niña de 10 años durante la clase de gimnasia. Los hechos, según el testimonio presentado ante la guardia urbana, se han producido a mediodía de este 27 de abril, cuando los estudiantes de quinto curso de Primaria del colegio público El Pilar se encontraban en clase de Educación Física. En ese momento, mientras los escolares jugaban al pilla-pilla, la víctima ha sido objeto de una agresión por seis compañeros de clase mientras el maestro estaba en el recinto, mirando un dispositivo electrónico —tableta— y "no ha hecho nada aun siendo testigo de los hechos". La niña no solicitó ayuda pero tampoco el profesor actuó aunque la pequeña observó cómo miraba. Los padres de la estudiante han denunciado que inicialmente el colegio les comunicó que era una caída y finalmente admitieron que era una agresión cuando las cuidadoras del comedor alertaron de la situación a la familia. El parte médico describe "múltiples erosiones superficiales" en pecho, cuello, cara y cabeza. La familia ha señalado, en declaraciones a Barakaldo Digital, que considera que el profesor "no ha hecho su trabajo" ya que los golpes se han producido en plena clase y no en durante el recreo o fuera de horario escolar. "Que hable la justicia", reclaman los afectados, que han indicado que han comunicado los hechos al Gobierno Vasco y a la oficina del Defensor del Pueblo vasco —Ararteko—.