Podemos critica el ataque del PNV al interventor municipal por denunciar irregularidades

Acto electoral de Podemos en Herriko Plaza
Recuerda que el PNV, cuando estaba en la oposición, usaba contra el PSE los informes del interventor que hoy los nacionalistas descalifican
El partido político sin representación municipal Podemos ha denunciado los ataques que el PNV en el Ayuntamiento Barakaldo realiza contra el interventor del consistorio por emitir informes que revelan irregularidades en las contrataciones públicas locales. La formación morada recuerda que el último mes han llegado a 53 millones de euros el valor de las actuaciones municipales que vulneran la ley de contrataciones. "Estas irregularidades son tan constantes que ya estamos acostumbrados a ellas", señala Podemos, que advierte de que el PNV, ahora en el poder, arremete contra el mismo interventor que cuyos informes, cuando los nacionalistas eran oposición, defendía para poder criticar la gestión del PSE en la alcaldía. Podemos muestra por ello su "unánime y completo apoyo al interventor y al servicio municipal de fiscalización" y señala que la responsabilidad de la situación no es de los técnicos sino del PNV que gobierna.

Archivo |
> 16/04/2017. El PNV mantiene en situación irregular contratos que dejó sin convocar el PSE hace dos años
> 15/04/2017. Se disparan a 53 millones de euros los contratos municipales con informes técnicos contrarios
> 14/03/2017. El PNV anuncia un agujero económico de 4,4 millones en el Ayuntamiento tras el balance 2016
> 28/07/2016. El PNV afirma que sus irregularidades millonarias en contratación se deben a la "herencia" del PSE
> 21/07/2016. Una auditoría señala 260 irregularidades por valor de 20 millones en los contratos del Gobierno PSE
> 21/07/2016. El PSE acusa al PNV de 'irregularidades' en contratos por más de 16 millones en sólo un año



Nota de prensa de Podemos
Podemos Ahal Dugu Barakaldo en apoyo del interventor municipal y el servicio de fiscalización

Recientemente ha sido noticia que el importe de los contratos municipales con informes técnicos contrarios se disparaban hasta alcanzar la suma de 53 millones de euros, concesiones consideradas “nulas de pleno derecho” por el interventor municipal, encargado de fiscalizar toda aquella decisión que se encuentre dentro del marco de la normativa financiera y de contratación de nuestro Ayuntamiento. Hablamos de casos de contratación verbal, gestión irregular realizada más allá de los plazos de adjudicación establecidos, decretos de prórroga de las adjudicaciones sin convocatoria de concurso público que abra la oferta a otras compañías para prestar los servicios y, de paso, la posibilidad de abaratamiento de los mismos… y así con un largo número de expedientes que alcanza el montante total citado anteriormente.

Lo sorprendente de todo, dado que desgraciadamente estas irregularidades son tan constantes que ya estamos acostumbrados a ellas, es que a lo que el responsable de contratación dentro del equipo de gobierno, Daniel Sola, apuntaba inicialmente como irregularidades fruto de la “herencia recibida”, haya derivado en una crítica a la labor de la persona encargada de fiscalizar dichas gestiones y se le descalifique con un “criterio cambiante” y con una “falta de coherencia” que dificulta la labor de regulación de dichos contratos. Cuando el Partido Nacionalista Vasco era oposición estos informes técnicos, redactados por la misma mano, le valieron para denunciar la gestión del Partido Socialista en materia de contratación que no respetaba el procedimiento establecido en la ley de Contratos del Sector Público, pero ahora que es blanco de dichos informes de reparos, críticos con su proceder, la culpa parece recaer en la labor del interventor municipal.

Los informes de reparos hacen mención a problemáticas de hechos concretos justificando con base en la reglamentación vigente qué se incumple y en qué términos. No es ni el interventor municipal ni el servicio de fiscalización, cuyos integrantes realizan una labor impecable, con criterio, y conociendo a la perfección sus funciones, quienes incumplen el procedimiento establecido o quienes gestionan los procesos y se demoran en la aplicación de las medidas necesarias para solventar las irregularidades que se siguen perpetuando en las contrataciones municipales. Es responsabilidad del equipo de Gobierno el dar salida a dichos asuntos sin levantar cortinas de humo para desviar la atención, ya sea de su incapacidad o de su falta de intención, a la hora de ir cerrando frentes de esa herencia recibida o acabará convirtiéndose con el tiempo en herencia genética.

Desde Podemos Ahal Dugu Barakaldo queremos, por tanto, mostrar nuestro unánime y completo apoyo al interventor y al servicio municipal de fiscalización por su labor, entendiendo que ésta “…no suele ser tarea fácil ni agradable, pues su propia función radica en fiscalizar los gastos incurridos, y el ejercicio correcto de su trabajo puede dar lugar a situaciones de malestar y teórico enfrentamiento con los ordenadores de pagos en lo que respecta a la corrección y adecuación de aquéllos.”, texto extraído de la sentencia nº 21 del 2009 de la Sala de justicia del Tribunal de Cuentas, que nos reafirma en que las criticas no pueden sino ser fruto de un trabajo bien realizado que no está plegado a ningún grupo político.