>> www.barakaldodigital.com tiene licencia creative commons. Puedes copiar y distribuir nuestras noticias, pero señala de dónde las has tomado
Barakaldodigital.com

Inicio | Denuncias vecinales | Bienestar | Cultura | Economía | Política | Teatro Barakaldo | Balonmano Zuazo | Barakaldo CF | baloncesto | fútbol | balonmano | fiestas | publicidad@barakaldodigital.com | redaccion@barakaldodigital.com | Quiénes somos | RSS | Tarifas de publicidad

Fallece en Perú el salesiano José Ramón Gurruchaga Ezama, premio Barakaldo Solidario

Gurruchaga, con su familia
Fue reconocido en 2008 con el premio Barakaldo Solidario, de la Fundación Miranda, en su primera edición
La Conferencia Episcopal Peruana ha comunicado la muerte del obispo emérito de Lurín José Ramón Gurruchaga Ezama, nacido en Barakaldo el 29 de marzo de 1931 de familia barakaldesa. Hijo de Julia y Antonio 'el herrero de Burceña', se trasladó al país andino con 20 años, en 1951, tras su paso por el seminario de Barakaldo. En distintas entrevistas Gurruchaga se reconoce como un "niño de la guerra" y señala que el "dolor" de la contienda despertó en él la "vocación misionera". El religioso fue amenazado por el grupo armado maoista Sendero Luminoso. "Eso me impactó demasiado, me hizo recordar mi infancia, la guerra y lo negativo que es una guerra civil", declaraba el salesiano, que bajo esta presión sufrió dos infartos cerebrales. Gurruchaga, con su mensaje por los pobres y por la educación para que haya "cambio en la sociedad", ha fallecido en Lima el 11 de abril y ha sido enterrado en la catedral de Lurín, uno de los distritos de la provincia de Lima.

Archivo |
> 17/11/2008. El barakaldés José Ramón Gurruchaga Ezama premiado por su labor solidaria en Perú







Nota de prensa de la Conferencia Episcopal Peruana
FALLECIÓ MONSEÑOR JOSÉ RAMÓN GURRUCHAGA EZAMA SDB., OBISPO EMÉRITO DE LURÍN

José Ramón Gurruchaga Ezama
Con gran tristeza, pero con la esperanza de la Resurrección, la Conferencia Episcopal Peruana, comunica a todo el Pueblo de Dios el sensible fallecimiento de Monseñor José Ramón Gurruchaga Ezama SDB., religioso Salesiano y Obispo Emérito de Lurín, quien luego de una larga enfermedad partió a la Casa del Padre ayer, en la ciudad de Lima, a la edad de 86 años.

Monseñor José Ramón Gurruchaga fue el Primer Obispo de la Diócesis de Lurín. Nació el 29 de marzo de 1931 en España. Sus padres, de origen Vasco, le enseñaron a vivir bajo la mirada amorosa de Dios. Siendo adolescente entró al seminario salesiano de Baracaldo, cerca de Bilbao. Al realizar su profesión religiosa pidió ir de misionero a donde pudiera ayudar y le necesiten. En 1951 vino a Perú y cumplió su misión en Puno y luego en Arequipa.

En 1955 lo enviaron a estudiar a la Universidad Salesiana de Italia. Se ordenó sacerdote el 11 de febrero de 1961 en la Basílica María Auxiliadora, estudió pastoral en la Universidad de Salamanca, España y de allí regresó al Perú.

Estuvo nueve años en Chosica, fue formador de los seminaristas salesianos, Director en el Politécnico Salesiano de Lima y Párroco de la Parroquia “Sagrado Corazón de Jesús” en Magdalena del Mar. Estuvo seis años en México y regresó al Perú en 1980. También fue Provincial de los Salesianos.

En diciembre de 1996, el Papa San Juan Pablo II creó nuevas diócesis, entre ellas la Diócesis de Lurín, y lo nombró para ser su primer Obispo. Tomó posesión de su nuevo cargo el 25 de enero de 1997, el cual desempeñó por casi 9 años, hasta julio de 2006. Por límite de edad, pasó a ser Obispo Emérito de la Diócesis de Lurín.

Como reconocimiento a su gran labor, en enero de 2007, los Obispos del Perú, reunidos en la 89ª Asamblea Plenaria, le otorgaron la Medalla de “Santo Toribio de Mogrovejo”.

El cuerpo de Monseñor José Gurruchaga será velado hoy miércoles 12 de abril, en la Capilla del Instituto Salesiano (Av. Brasil 210), en Breña. La Misa de sufragio será a las 6.00 p.m., en la Basílica de María Auxiliadora y luego será trasladado a la Diócesis de Lurín, lugar donde recibirá el último adiós de la feligresía, antes de su sepelio, el día jueves 13, en la mañana

2 comentarios:

  1. No voy a decir que Monseñor Gurruchaga merezca una calle en Barakaldo. Estamos intentado que desaparezca la otra calle dedicada a un obispo baracaldés, Monseñor Olaechea. Pero DEP. Y reconozcamos que fue un baracaldés ilustre. Goian bego.

    ResponderEliminar
  2. Tenemos la desgracia que este barakaldes no era politico,si no le habrian puesto una docena en sitios diferentes, para resaltar el poder politico,

    No le quito nada pero como este hombre tambien an muerto toda su generacion y no se han puesto nada, y como dicen, aqui no hay nadie mas que nadie.

    ResponderEliminar