Erreka-Ortu pone en fiesta al barrio con su programa 'Retuerto en danza'

Retuerto en danza
Retuerto en danzaEl grupo de folclore vasco Erreka-Ortu ha logrado, un año más, sacar de nuevo a la calle al barrio mediante el programa 'Retuerto en danza', iniciativa en la que los bailes tradicionales se han combinado con la diversión y animación. Un taller infantil de cabezudos abría la propuesta el viernes mientras que el cierre, este domingo 11, correspondía a una exhibición de danzas y coros con el Centro Palentino, el Centro Gallego y Hala Dzipo. El día grande ha sido el sábado, con cientos de personas en las plazas tanto para el alarde infantil de danzas como para bailar con la charanga Aldats y disfrutar posteriormente con el espectáculo de pirotecnia y música ofrecido por el grupo teatral Lekittoko Deabruak. Como también es habitual, 'Retuerto en danza' ha terminado con emoción por el reconocimiento a las integrantes del grupo Erreka-Ortu que contribuyen al mantenimiento de esta asociación, que este año ha celebrado 50 años.


Retuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danzaRetuerto en danza